Top
Destacadas El 15% de adolescentes migrantes venezolanas en Colombia en riesgo de quedar en embarazo

El 15% de adolescentes migrantes venezolanas en Colombia en riesgo de quedar en embarazo

El fenómeno de la migración en Colombia ha aumentado significativamente en los últimos años debido a la crisis en Venezuela. Entre las múltiples problemáticas que enfrentan los migrantes, el embarazo adolescente es un desafío urgente que requiere atención y acción por parte de las entidades a cargo. Según datos de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), en 2023, cerca de 2.4 millones de venezolanos estaban viviendo en Colombia. Además, un estudio del Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA) reveló que aproximadamente el 25% de las adolescentes migrantes venezolanas en Colombia están embarazadas o ya han sido madres, lo que resalta la importancia de abordar esta situación.

Según datos del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF), se estima que al menos el 15% de las adolescentes migrantes venezolanas en Colombia tienenel riesgo de embarazo precoz. En 2022, aproximadamente el 25% de las adolescentes migrantes estaban embarazadas o habían sido madres, en comparación con el 17.4% de las adolescentes colombianas. Varios factores contribuyen a esta alta tasa de embarazo adolescente entre las migrantes, como la falta de acceso a servicios de salud sexual y reproductiva, condiciones socioeconómicas precarias y la interrupción de la educación.

Muchas adolescentes migrantes carecen de acceso a información y servicios de salud sexual y reproductiva. La falta de documentación y el temor a la deportación dificultan el acceso a estos servicios. La pobreza, el desempleo y la falta de vivienda estable aumentan la vulnerabilidad de las adolescentes migrantes, quienes pueden recurrir a relaciones de conveniencia o sufrir explotación sexual. Además, muchas de ellas han visto interrumpida su educación, lo que limita sus conocimientos sobre prevención de embarazos y sus oportunidades para un futuro mejor.

El embarazo adolescente tiene graves consecuencias para las jóvenes madres y sus hijos, pues tienen mayores probabilidades de complicaciones durante el embarazo y el parto, y tienen un mayor riesgo de nacer con bajo peso y problemas de desarrollo. Además, el embarazo temprano generalmente interrumpe la educación de las adolescentes, perpetuando el ciclo de pobreza y limitando sus oportunidades futuras.

Para abordar esta problemática, se requieren esfuerzos coordinados entre el gobierno colombiano, organizaciones internacionales, entidades que trabajen en romper ciclos de pobreza en madres adolescentes y la sociedad civil. Es crucial que las adolescentes migrantes tengan acceso a información y servicios de salud sexual y reproductiva sin temor a ser discriminadas o deportadas.

El embarazo adolescente entre las migrantes que llegan a Colombia es un problema complejo que requiere una respuesta integral y multisectorial. Abordar esta problemática no solo es fundamental para la salud y el bienestar de las adolescentes migrantes, sino también para el desarrollo sostenible de la sociedad colombiana en su conjunto.

Programas como Transformemos Sin Fronteras (TSF) contribuyen significativamente a la transformación de la vida de las mujeres migrantes en Colombia. Aunque TSF no trabaja específicamente con madres adolescentes, sí lo hace en pro de las mujeres migrantes para lograr que ellas y sus familias tengan mejores condiciones de vida mediante una intervención integral. Actualmente, el programa cuenta con 267 beneficiarias activas y ha involucrado a 517 familiares en diferentes «Encuentros de familia», consolidando una red de apoyo sólida que fortalece sus vínculos familiares, salud mental, comunicación asertiva, bienestar en el hogar, escucha activa y resiliencia, contribuyendo al proceso formativo de las participantes, su empoderamiento e independencia económica, habilitándolas para entrar al mercado laboral del país.

En actividades transversales, 147 beneficiarias y 68 de sus hijos han recibido atención primaria en salud, incluyendo pediatría y optometría, abarcando 770 servicios de salud. Estos esfuerzos son esenciales para dar un apoyo efectivo a las mujeres migrantes y sus familias. Iniciativas como TSF pueden expandirse para mitigar los obstáculos que enfrentan las madres adolescentes migrantes, proporcionando el apoyo necesario para que puedan superar los desafíos asociados a la migración y el embarazo adolescente.

Trabajar de forma interseccional es importante hacerle cara al desafío del embarazo adolescente entre las migrantes en Colombia. Solo mediante un enfoque integral se podrá proporcionar a estas jóvenes, mujeres y sus familias las herramientas y el apoyo necesarios para construir un futuro más prometedor y saludable.