Top
Destacadas Guía para cuidar tu piel después de tener un bebé

Guía para cuidar tu piel después de tener un bebé

Desde el momento en el que empiezas tu proceso de maternidad vas a experimentar muchos cambios en la piel durante y después del embarazo, en esta segunda etapa, naturalmente centras toda tu atención en el bebé, pero tu piel también necesita cuidados especiales tras el parto. 

Aquí te contamos cómo cuidarla.

Los cambios en tu rostro

Hiperpigmentación: Debido a los cambios hormonales durante el segundo y tercer trimestre de gestación se produce hiperpigmentación de la piel por el exceso de melanina, la cual en exposición constante a la luz solar causa hiperpigmentación, generando comúnmente una mancha color marrón en las mejillas, el labio superior, la frente y la nariz. Esta normalmente desaparece 3 a 6 meses después del parto, cuando las hormonas vuelven a su estado natural. No se recomienda el uso de cremas para despigmentar ni ningún tipo de tratamiento estético hasta 6 meses después del parto.

Para combatir esta hiperpigamentación, te aconsejamos aplicarte una crema hidratante con factor de protección solar alto y exfoliar tu piel regularmente.

 

Piel seca y descamada: Esta se presenta debido a la caída brusca del nivel de progesterona y de estrógenos en el posparto hace que la piel se vuelva más sensible y seca. Te recomendamos usar cremas hidratantes con ácido hialurónico y un limpiador facial suave.

 

Acné: Aunque durante el embarazo algunas mujeres dejan de presentar acné, la brusca caída del nivel de estrógeno después del parto hace que las glándulas sebáceas se activen y produzcan más grasa que más tarde se convierte en acné. Esta condición dermatológica también puede aparecer  por el estrés secundario a la llegada del bebé. Si este es tu caso, añade cremas con ácido azelaico o peróxido de benzoilo a tu rutina de cuidado de piel.

 

Ojeras: Como mencionamos anteriormente, el cansancio, el estrés y las largas noches sin dormir después de la llegada del bebé pueden traer consigo bolsas e hiperpigmentación en los párpados. Lo más recomendable es el descanso, pero puedes impulsar la rehabilitación de tu piel usando cremas, geles o sueros a base de cafeína y vitamina C.

 

Agradécele a tu cuerpo por su trabajo

El cambio más visible que vas a encontrar en tu cuerpo después de dar a luz está localizado en la zona del abdomen. Estas son algunas de las alteraciones más comunes que observarás en tu piel. Aquí te contamos cómo tratarlas:

 

Estrías en el postparto: Comencemos dejando claro que las estrías después del embarazo son normales, y aparecen debido al aumento y reacomodación de volumen que sufre tu cuerpo, lo cual provoca que se rompan las fibras de elastina y colágeno de la piel. Desde el momento en que llegas a casa con tu bebé puedes empezar a darle los cuidados adecuados para disminuir su apariencia.

 

Los productos claves para tratar las estrías son aquellos con ingredientes que actúen como cicatrizantes como la rosa mosqueta y la vitamina K, ya que estimulan la producción de colágeno para reparar la piel dañada. También puedes añadir a tu colección de cremas unas que contengan  centella asiática y ácido hialurónico.  Recuerda que el éxito  de estos tratamientos es la constancia.

 

Pérdida de firmeza y elasticidad:  El abdomen puede tardar hasta 6 meses en regresar a su estado original, pues es el tiempo que le toma al útero contraerse por completo. Dedícale este tiempo a la hidratación, para ello, masajea aceites vegetales en tu piel. A la hora de adquirir un aceite corporal, ten en cuenta que los que aportan firmeza son los hechos a base de argán, almendras dulces, aguacate y centella asiática.

Si prefieres usar cremas, elige aquellas que contienen aceite de karate o centella asiática, estos ingredientes fijan el agua a las células que forman la piel, así como firmeza, elastina y vitamina E.

Cómo aplicar nuestros concejos a tu rutina

Entendemos que desde que nace tu bebé, todas tus prioridades cambian, pero recuerda que tu cuerpo necesita una recompensa por el esfuerzo que llevó a cabo durante nueve meses. Además, reservar unos minutos al día para ti misma puede hacer maravillas por tu salud mental. Te proponemos lo siguiente:

  1. Pídele a alguien en tu círculo de apoyo que te releve con los cuidados del bebé por un rato, pueden ser máximo 30 minutos para que puedas soltar la tensión en tu cuerpo y medites o practiques yoga para devolver tu atención a tu cuerpo.
  2. Toma una ducha para continuar tu proceso de relajación, y aprovecha para exfoliar tu cuerpo para activar la circulación sanguínea y acelerar su rehabilitación.
  3. Cuando salgas de la ducha, recuerda no sólo hidratar la piel de tu cuerpo y rostro, sino también aplicarte protector solar para facilitar el proceso de volver a tu tono original.
  4. Nutre tu piel desde adentro, incrementa tu ingesta de frutas y verduras antioxidantes y ricos en vitaminas y minerales que favorezcan el colágeno. Los cereales también juegan un papel importante, así como el omega 3 que puedes encontrar en pescados. 
  5. Por último, rellena tu botella de agua para mantenerte hidratada mientras pasas el resto del día con tu bebé.

Newsletter

¡Suscríbete a nuestro newsletter y mantente al tanto de las últimas novedades!